Sin esperanza de supervivientes en el edificio derruido en Filipinas tras el paso de un tifón

0
496

Los equipos de rescate no tienen esperanza de hallar supervivientes entre la treintena de personas atrapadas en un edificio en construcción en Natonin, al norte de Filipinas, que quedó sepultado este martes por un desprendimiento de tierra tras el paso del tifón Yutu.
Por el momento se han recuperado ocho cuerpos durante las tareas de rescate que comenzaron esta mañana, ya que el lugar del siniestro ocurrido en la tarde ayer era inaccesible, informó hoy el Centro Reducción de Desastres de la provincia de Mountain.
“La veintena de desaparecidos los consideramos ya víctimas mortales, no hay posibilidades de que hayan sobrevivido”, indicó a la prensa local el alcalde de Natonin, Mateo Chiyawan.
El edificio enterrado en barro era la sede de Departamento provincial de Obra Pública, donde decenas de personas se refugiaron de las intensas lluvias y fuertes vientos del Yutu, a pesar de no ser habilitado como un centro de evacuación.
La mayoría de los desaparecidos en el derrumbe son albañiles e ingenieros que estaban trabajando en el edificio, que estaba en construcción.
“Es completamente una zona cero. No se ve nada del edificio, sólo barro”, advirtió el alcalde.
También en Natonin, otro desprendimiento de tierra sepultó una vivienda y mató a un hombre de 40 años que estaba dentro.
Por otro lado, en Banaue, donde se ubican las conocidas terrazas de arroz en la provincia de Ifugao, otro corrimiento de tierra causó la muerte de Baltazar Pinnay, de 48 años, y tres de sus hijos de entre 8 y 12 años, informó el Centro Provincial de Reducción de Desastres.
La madre y otros cuatro hermanos salieron ilesos del suceso porque se encontraban en el otro extremo de la casa que quedó enterrada en barro.
Según el Departamento de Bienestar Social y Desarrollo, más de 53.000 personas permanecen evacuadas en 780 centros en diferentes provincias de la isla de Luzón, norte del país, tras el impacto ayer de Yutu, bautizado localmente como Rosita.
Yutu cruzó ayer el norte de Filipinas con vientos sostenidos de 140 kilómetros por hora y rachas que alcanzaron los 230, además de fuertes lluvias.
El tifón tocó tierra filipina la madrugada del martes en la localidad de Dinapigue, provincia de Isabela, y se desplazó hacia el oeste hasta salir de territorio de Filipinas por la noche.
Las zonas en las que ha impactado Yutu son las mismas que a mediados de septiembre sufrieron el azote del tifón Mangkhut -el más poderoso de esta temporada-, donde las fuertes lluvias provocaron deslizamientos de tierra que causaron un centenar de muertos y desaparecidos.
Filipinas recibe entre 15 y 20 tifones todos los años durante la estación lluviosa o del monzón, que comienza por lo general en mayo o junio y concluye en noviembre o diciembre.

Manila, 31 oct (EFE).

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here